Blogia

traditio

Canvi de blog

Canvi de blog

Estimats lectors anònims,

a partir d´ara, el blog on aniré transferint les meves cabòries vàries és escoincarceller.wordpress.com. Una publicitat que és impossible eliminar i una imperfecta gestió del site m´han aconsellat el canvi. Trobareu alguns articles antics que no vull perdre en aquest món virtual, i de mica en mica transferiré de nous.

Salut i gràcies a tots i a totes!!

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Els estudis humanístics i el professor Llovet (II).

Els estudis humanístics i el professor Llovet (II).

Acabo de llegir avui mateix el  llibre del professor Llovet Adéu a la universitat, i he gaudit molt de la seva lectura. Gràcies, senyor Llovet, per aquest llibre en què barreja allò útil i assenyat amb unes observacions i anècdotes amenes, tot seguint al peu de la lletra la màxima horaciana sobre la necessitat de prodesse i delectare.

El llibre del senyor Llovet és una defensa de la paraula, del pensament crític i, en certa manera, de la civilització, entesa aquesta com la suma de ciutadans amb el suficient discerniment que tota societat necessita. Però, a la vegada, també és una denúncia, entre d´altres coses, contra la intromissió del sistema neoliberal dins el món universitari, exemplificada a l´anomenat "Pla Bolonya", tan nefast, certament, per als estudis humanístics.

Segons el meu parer, el món universitari pateix un ensopiment que no ve, ni molt menys, d´ara, ensopiment resultat de diversos factors. Recordo que l´any 1987, el meu primer any universitari, em vaig matricular al primer curs de literatura universal de l´Institut d´Humanitats, cercant saber allò que ja intuïa que la meva facultat no em podria oferir  per l´especialització pròpia dels estudis de filologia. El meu company de curs, tant a la universitat com a l´Institut d´Humanitats, va ser Carles Pérez, avui doctor (crec) en Filologia Hispànica i tertulià col·laborador del programa de TV3 "L´hora del lector". Va ser la primera vegada que sentia parlar a professors de la vàlua de Rafael Argullol, Félix de Azúa o José María Valverde, i tot això en el marc incomparable del Casal del Metge, a la Via Laietana de Barcelona. Després, vingueren les lliçons magistrals de Victòria Cirlot, Aránzazu Usandizaga o Sergio Beser, entre d´altres. Ja he dit en una altra ocasió que el meu pas per la meva primera universitat va ser decebedor a excepció, això sí, del primer any. I d´entusiasme, no n´anava mancat. Crec sincerament que bona part  dels professors d´aquells anys van contribuir a l´ensopiment general de molts estudiants. Com també és cert que molts estudiants, però no tots, de carreres humanístiques d´aquells temps (les diverses filologies, particularment la hispànica i l´anglogermànica, i també la carrera de geografia e història) arribaren a les respectives facultats simplement perquè la nota de selectivitat no els havia permés cursar altres estudis. Suposo que per a molts professors universitaris, aquest fet també era, en certa manera, desencoratjador. Els estudiants de filologia clàssica, certament, érem un cas apart, perquè s´havia d´estar molt convençut i motivat per iniciar aquests estudis. En certa manera, el mateix podríem dir dels estudiants de la carrera de Filosofia. Ningú, o molts pocs estudiants, arribava a aquests estudis "de rebot", com es diu vulgarment.

Pel que fa a la meva experiència universitària, no puc dir que les classes fossin especialment motivadores, llevat d´unes poquíssimes excepcions. Sapere aude, sí, però pel teu compte. Potser la millor i més instructiva lliçó de totes. Però l´excés d´entusiasme intel·lectual podia ser contraproduent segons com i amb qui.

Als últims anys de carrera, ens vam assabentar per altres professors (amb una dosi d´indiscreció manifesta, no exempta de crítica punyent) que molts docents universitaris van aconseguir la seva plaça anys enrere d´una manera poc ortodoxa. Els anomenaven "antics penenes" ("penenes" significava "professors no numeraris"), i sembla ser, segons alguns ens digueren, que la consolidació de les seves places docents vingué més per decisions polítiques que per les estrictament acadèmiques. Les paraules d´un altre professor, catedràtic universitari, van ser del tot contundents: "aquesta regularització va suposar, en molts casos, el triomf de la mediocritat més absoluta". No sé si aquesta afirmació tan categòrica era del tot certa (com a estudiant, si més no, sabia destriar molt bé el gra de la palla), però sí que ens vàrem adonar que a alguns professors l´exercici de la docència universitària els importava ben poc, per no dir un rave. Potser sempre ha estat així.  Ja és ben trist que Jordi Llovet, per damunt de tot "professor de literatura", hagi de dir adéu a la universitat.

Al llarg de la carrera, algunes classes eren veritablement molt feixugues. Home, no sé quina utilitat podia tenir, per exemple, el dictat durant tot un curs d´una sèrie de figures retòriques, quan el professor seguia al peu de la lletra el contingut d´un famós manual d´estilística. Al cinquè curs de carrera, quan Barcelona era ja plenament olímpica, una becària catalana vinguda dels Estats Units ens va tormentar amb l´aplicació de la gramàtica generativa de Chomsky al llatí. Allò era insofrible, encara que a la jove professora li vàrem agafar apreci i tot. L´assignatura s´anomenava "Curs superior de gramàtica llatina" i, en principi, havíem d´estudiar la fonètica i la morfologia del llatí de Plaute. D´això, res de res. Aquesta becària ha fet carrera als Estats Units estudiant les llengües dels indis americans. Que jo sàpiga, els indis americans no van escriure cap obra literària important, i menys encara obres de teatre a l´estil de Plaute. El més intel·ligent, i el més convenient per al meu estat d´ànim, va ser retirar-me voluntàriament de la universitat aquell curs, encara que això em suposés trigar un any més en acabar els meus estudis universitaris oficials. Però bé, va ser un any ben aprofitat, lluny, això sí, de la universitat (millor dit, lluny de les classes, no així de la magnífica biblioteca central ni de la de romàniques). El professor Llovet també ens parla, en aquest llibre, del curiós sistema de promoció docent dins la universitat. No deixin de llegir les pàgines dedicades al sorprenent procediment de "lectura" i valoració de tesis doctorals. Home, tot plegat era molt poc seriós. I això era abans que l´anomenat Pla Bolonya s´imposés a les nostres universitats. Convindria no oblidar-ho, perquè els mals de la universitat, al meu entendre, no vénen d´ara.

Certament, jo hauria gaudit molt d´uns estudis més generalistes, del tipus de "Filosofia i Lletres" a què es refereix el senyor Llovet (de fet, sempre vaig enyorar el meu primer curs a la universitat), però ja no existien, i la carrera d´Humanitats tampoc es podia cursar llavors, així com la llicenciatura en Teoria de la literatura i literatura comparada (que, per cert, ja no es pot cursar a la Universitat de Barcelona, per desgràcia meva i de molts altres estudiants, i per oprobi de la pròpia universitat). En definitiva, vaig acabar la llicenciatura en Filologia Clàssica, envejant els estudiants que van tenir l´oportunitat de seguir les classes d´un José Manuel Blecua, d´un José María Valverde, d´un Rafael Argullol, d´un Félix de Azúa  d´un Jordi Llovet, d´un Virgilio Bejarano o d´un Josep Alsina, per citar només uns quants. Possiblement, vàrem tenir mala sort. Possiblement. Sempre tindré presents a la meva memòria les classes i les paraules de Jesús Tusón, Josep Maria Todó o Pau Gilabert.

Són magnífiques, per altra banda, les notes a peu de pàgina que ens ofereix el professor Llovet al seu llibre. Ens remeten a altres lectures importantíssimes que qualsevol lector encuriosit haurà de consultar. En definitiva, és aquest llibre un fenomenal assaig, encara que tingui quelcom de "memòries" (per cert, com el darrer llibre de Rafael Argullol), dins la tradició, diria un clàssic, dels famosos manuals de Curtius, Highet o Auerbach perquè, a més de gaudir de les paraules i reflexions del professor Llovet, ens remet a altres lectures imprescindibles.

Moralitat:

"Entre todos la mataron y ella sola se murió".

 

 

 

Jorge Semprún

Jorge Semprún

El día 7 de junio murió en París, a los 87 años de edad, Jorge Semprún. Intelectual comprometido con los valores de la socialdemocracia europea, Semprún tuvo el coraje de enfrentarse, en la década de los años sesenta del pasado siglo, a la línea oficial y oficialista del PCE, motivo por el cual fue expulsado del citado partido, como tantos otros. El partido comunista no digería bien disidencia alguna, como bien se sabe, y como también tuvieron la oportunidad de comprobar húngaros y checoslovacos.

Hombre marcado por su experiencia en el campo de concentración de Buchenwald, fue un intelectual de acción y de pensamiento. Les recomiendo la lectura de su magnífico libro La escritura o la vida, una aparente dicotomía en el caso del fallecido pensador madrileño.

Jorge Semprún era un convencido europeísta, pero él mismo sabía que la idea de una Europa cohesionada y con personalidad propia, debía tener unas bases más sólidas de las que tiene actualmente. ¿Qué es Europa hoy en día, si exceptuamos la unión monetaria y las becas Erasmus? ¿Qué es Europa, más allá del parlamento europeo? ¿Qué significa Europa para la gran mayoría de europeos? El debate en torno a esta cuestión creo que nunca ha estado tan abierto, una vez transcurridos los primeros años de efervescencia europeísta. La Europa de los mercados, es únicamente la versión más espúrea de la idea de un continente que aspira a tener unos objetivos comunes no exclusivamente económicos. Y la pregunta que deberíamos hacernos es si alguien, más allá de los mercados financieros, se ha creído sinceramente la conveniencia y la existencia de un espacio común europeo. El Plan Bolonia, por ejemplo, está siendo en España un rotundo fracaso en lo concerniente a la calidad de la educación universitaria, por muy  efectivos que sean los campus de excelencia universitaria. Además, con frecuencia se olvida que la universidad también debe ofrecer unos estudios humanísticos de calidad, al lado de los más técnicos.

 A esta Europa le sigue faltando alma y le sobran usureros. En España, un país acostumbrado, hasta hace muy poco, a prosperar gracias a la burbuja inmobiliaria y a los réditos del turismo, se requerirá mucho tiempo y esfuerzo para poder cambiar el llamado "modelo productivo". Y, por el camino, una generación de jóvenes verá en parte frustrados sus planes de desarrollo profesionales y personales. España había sido un país que enviaba trabajadores al exterior, emigrantes que, en muchos casos, no tenían formación alguna, o muy escasa. Ahora, nuestros jóvenes titulados (arquitectos, médicos, ingenieros, enfermeras, etc) también deben salir fuera de su país para prosperar (o sobrevivir) económicamente. La misma historia que antes, pero con una substancial diferencia: ahora se nos van gente preparada en lo académico, con una formación sufragada por todos nosotros. Tal y como van las cosas en nuestro país (con más del 40% de paro juvenil, algo escandaloso que debería enviar al ostracismo a buena parte de la clase política y empresarial española), pues no está tan mal Europa. Como mínimo, estos jóvenes se ahorrarán mucho papeleo. Pero, para muchos, el destino no es ya Europa. Algunos países sudamericanos o asiáticos son la nueva tierra de promisión. El sueño europeo de prosperidad está saltando por los aires. Cada vez más se trata de sobrevivir en Europa con dignidad, algo que hasta hace bien poco se creía al alcance de muchos, titulados o no. De esta manera se está desarrolando la idea de Europa.

En lo que nos ocupa ahora, que es hablar de Jorge Semprún, lo más conveniente no es escribir una laudatio funebris, sino leer sus libros que deberían ser, como nos dice Horacio, un "monumentum aere perennius", un monumento más resistente y perenne que el mismo bronce, porque conviene no olvidar uno de los episodios más tristes de la historia europea. No por masoquismo, sino para evitar la peligrosa amnesia. Les dejo aquí, además, tres entrevistas realizadas a Semprún. Su voz y sus palabras no deberían caer en la indiferencia de la posteridad.

Esperemos que Federico Sánchez no se despida para siempre de nosotros. Esa responsabilidad es, y será, únicamente nuestra.

Semprún hablando de literatura:

 http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=kVqFNb_I35c

Semprún y Europa:

 http://www.youtube.com/watch?v=V9541eEgc90&feature=related

Semprún y los campos de concentración:

 http://www.youtube.com/watch?v=7_QmLezLoy8&feature=related

Els estudis humanístics i el professor Llovet (I).

Els estudis humanístics i el professor Llovet (I).

 

http://www.tv3.cat/3alacarta/videos/63129

Estimats lectors anònims,

us deixo una entrevista al catedràtic de literatura comparada Jordi Llovet, emesa ara ja fa un temps a TV3.

Comprovareu que tenir l´oportunitat de parlar sobre literatura i humanitats amb el professor Llovet és una delícia. No sabia que fos un admirador de l´obra d´Adorno i, només per aquest fet, ens podem fer una primera idea de la vàlua intel·lectual del senyor Llovet. Lamento no haver tingut l´oportunitat de tenir-lo com a professor quan era estudiant a la Universitat de Barcelona, però tampoc em puc queixar perquè el magisteri del professor Todó a l´assignatura d´Estudis Literatis (la mateixa assignatura que impartia Jordi Llovet a primer curs) va ser, per a mi, molt suggestiu. De fet, el primer curs de Filologia el recordo d´una manera molt agradable. Els professors Todó, Tusón i Marisa Sotelo em van deixar emprempta. Cadascú tenia un estil propi a l´hora d´impartir la seva matèria. Todó et feia estimar la literatura i, especialment, l´obra de Flaubert; Tusón era d´aquells professors propers a l´alumnat que donava molta importància a la didàctica a les seves classes (una rara avis, certament, al món universitari d´aquells temps), un apassionat de la Lingüística; Marisa Sotelo, tot i no ser especialista en literatura medieval ni renaixentista, també et feia estimar La Celestina i el Libro de Buen Amor. Després, vaig trobar a faltar aquest apassionament per part del professorat a la meva primera universitat i veritable alma mater. Però això són figues d´un altre paner.

El professor Llovet afirma en aquesta entrevista que quan la universitat no és capaç de transmetre una correcta formació humanística allunyada (com no podia ser d´una altra manera) de l´anomenat Pla Bolonya, tota la societat se´n ressenteix. Des del crític literari, el periodista, el professor i el mestre. Ens parla Llovet d´una estructura piramidal que tindria el seu vèrtex a la universitat. Jo no estic del tot d´acord amb aquesta afirmació, perquè més aviat penso que la fallida de la universitat en aquest sentit és també conseqüència (no l´única, certament) de les successives i doloroses fallides de les etapes educatives anteriors.  En les paraules del professor Llovet s´insinua el fracàs de l´ensenyament en les seves etapes preuniversitàries però, de la mateixa manera que critica la passivitat de la comunitat docent universitària a l´hora d´empassar-se el Pla Bolonya, m´hauria agradat que també fes referència a la passivitat universitària a l´hora de criticar, per exemple, el monstre pedagògic de la ESO (café para todos, per molt que ho vulguin amagar, però, a més, descafeïnat i amb sacarina) i el batxillerat actual de dos anys. El que calia era, en el seu moment, haver dignificat l´antiga Formació Professional (FP), una idea que a Alemanya han tingut claríssima des de sempre els encarregats d´organitzar el curriculum educatiu, i no trastocar-ho tot. I també la universitat d´aquest nostre país, com no podia ser tampoc d´una altra manera, n´ha sofert les conseqüències d´aquest desastre organitzatiu i metodològic. I és ara quan arriben els laments agres, i quan el professor Llovet diu adéu a la universitat.

Els professors de llengües clàssiques de l´ensenyament secundari ja fa temps que estem preparats per a viure una existència estoica i gairebé de ressistència cultural (per emprar les mateixes paraules del professor Llovet a l´entrevista), però ens  hem trobat (i ens trobem) un tant (o molt) desvalguts per part de la comunitat universitària que no diu (ni ha dit) res quan l´ensenyament del grec clàssic, per exemple, és purament residual a l´ensenyament postobligatori, o quan molts centres educatius, tant públics com privats, eviten ofertar aquesta matèria al batxillerat perquè no és rendible econòmicament. Això sí que és greu, estimats lectors anònims. Però si tenim el Pla Bolonya funcionant ja a l´ensenyament secundari molt abans que s´aprovés per al món universitari!

Jo valoro aquesta actitud de denúncia del professor Llovet, però els silencis han sigut, des de fa ja uns anys, complaents o cobards, o totes dues coses alhora. Malauradament, la comunitat docent universitària sempre ha pensat, en un tant per cent molt elevat, que la qualitat de l´ensenyament de les etapes educatives anteriors no era el "seu" problema. L´ensenyament preuniversitari, a ulls de molts, jugava un paper poc important, de segona o tercera categoria. Sincerament, crec que s´han trobat a faltar moltes veus a l´hora de criticar un NEFAST ensenyament secundari que, al capdavall, també ha afectat el món universitari. S´han sentit veus, però aïllades, massa aïllades, no fos cas que algú amb poder s´emprenyés. Enmig de tant despropòsit, només ens calia que l´escriptor Quim Monzó escrigués al dominical de La Vanguardia d´ara fa tot just una setmana sobre la conveniència de PROHIBIR (sic) l´ensenyament de la literatura.......Rèpliques, no li han faltat al mateix dominical d´aquesta setmana. Si ha volgut ser polèmic, ho ha aconseguit, però d´una manera, al meu parer, massa frívola. Si l´ensenyament de la literatura es limités a memoritzar una sèrie de dades, entenc que l´escriptor Monzó demani la seva prohibició, però no és aquest tipus d´ensenyament el que intentem fer molts dels docents (encara que molts dels nostres joves arriben als instituts sense saber llegir correctament ni sense entendre el que estan llegint). El professor Llovet ens diu que els joves arriben a la universitat sense saber res de res, que són uns ignorants (paraules textuals) però que no són culpables d´aquest fet, i el senyor Monzó escriu el que escriu.......Qui ho entén, tot plegat?

Al capdavall, allò millor és no fer-se mala sang, però, de vegades, això no ho podem evitar.

Necessitem molta més seriositat i rigor quan parlem d´ensenyament, aspectes que es troben a faltar des de fa molt de temps. Deixaríeu que una persona sense titulació en arquitectura dibuixés els plànols de la vostra futura residència? Per què deixem l´ordenació i l´organització curricular de l´ensenyament en mans de persones que, en molts casos, no han exercit mai la docència, o l´han exercida fa ja molt de temps i s´ho miren tot des d´un despatx?

Una primera idea: que cap noi ni cap noia acabi l´ensenyament primari sense saber llegir correctament, ni sense entendre el que està llegint. És això demanar tant? Senyors, estem parlant de nois i noies que ja tenen dotze anys....................Els alumnes que no han assolit les competències bàsiques a l´eduació primària és superior al 20%, segons dades d´aquest any. Quina educació secundària volem, doncs?

 

 

El diccionario Liddell-Scott-Jones (LSJ), on line.

El diccionario Liddell-Scott-Jones (LSJ), on line.

Queridos lectores anónimos,

 

Desde la excelente e imprescindible página web de la Universidad de California Thesaurus Linguae Graecae (que poco a poco va ampliando su ya magnífico corpus de textos ), Maria Pantelia nos informa de la posibilidad de consultar on line el diccionario Liddell-Scott-Jones.Una gran noticia, ciertamente, para los estudiosos del mundo clásico.

Hasta ahora, nos teníamos que conformar con la versión on line del diccionario de griego antiguo por excelencia que se nos ofrecía desde The Perseus Project (meritorio ciertamente, portal educativo de otra universidad norteamericana), pero la nueva versión que podemos consultar ahora supera de largo la anterior. Han sido cinco años de trabajo que permite, entre otras cosas, “navegar” directamente desde las entradas del diccionario al Thesaurus, lo cual enriquece enormemente la consulta.

Mientras tanto, el diccionario griego-español (DGE) del CSIC avanza lentamente (el séptimo volumen es del año 2009, y en el año 2008 se publicó la versión actualizada del primer volumen). Supongo que todo será cuestión de presupuesto, como siempre. Probablemente, cuando el CSIC acabe su labor, ya no se encontrarán alumnos de griego antiguo en los centros de enseñanza secundaria de España. Tiempo al tiempo. No es una exageración por mi parte, como ya saben todos ustedes. Lo prodigioso (iba a decir milagroso, pero me quedo con el término más clásico) es que todavía tengamos alumnos, vista la animadversión (esta palabra sí que no la cambio) que sufren desde hace tiempo  nuestras materias (y muy especialmente el griego antiguo) por parte de las respectivas direcciones educativas (desde las de los propios centros hasta los despachos de las direcciones generales). Cierto es que tampoco se pretendería que los alumnos de la enseñanza secundaria tuvieran este diccionario como el propio de consulta, de la misma manera que tampoco nuestros alumnos de latín consultan el celebérrimo Gaffiot (o, en su defecto, el Blánquez), pero no dejaría de ser patética tal coincidencia, en caso de producirse, porque también puede ser que alguien se pregunte en un futuro no muy lejano:

-Pero, ¿cuánto tiempo hace que se estudiaba griego antiguo en los institutos?

 

Ya sé que a muchos de ustedes toda esta cantinela derrotista les cansa y hastía. No les puedo criticar por ello. Yo la vengo escuchando desde mi época de estudiante de bachillerato, y en aquel entonces pensaba que “seguro que se exageraba”. Ahora, sólo hay que ver como se anima desde las direcciones de numerosos centros educativos (tanto públicos como privados) a no elegir la optativa de griego en el bachillerato a los pocos alumnos que desean cursarla. No, no se exageraba. Es más, creo que nadie podía llegar a creer que se llegaría a tal situación desde las propias direcciones de los centros educativos. Algo parecido a la novela de Ray Bradbury, Farenheit 451, pero sin llegar a quemar libros. Pero claro, siempre nos quejamos los mismos, los pobres e indefensos profesores de instituto. Al fin y al cabo, ¿quién nos conoce, más allá de nuestros alumnos y allegados? En la mayoría de las veces, nadie más. No tenemos repercusión mediática, y eso es un handicap importante en estos tiempos de gran hermano orweliano y de fast-food cultural y educativo. Que nadie se engañe, porque simplemente queremos que se nos deje trabajar en condiciones, nada más. Simplemente queremos que no se desanime a nuestros alumnos “ab initio”. Lo demás, ya es cosa nuestra. A la administración educativa, le es más rentable que un licenciado en filología clásica complete su horario impartiendo otras materias que no el griego. Y si hay alumnos que quieren estudiarlo en el bachillerato, se les hace cambiar de idea. Con el latín, todavía no se atreven a tanto, pero tiempo al tiempo.

 

"El sabio catalán" de Cien años de soledad.

"El sabio catalán" de Cien años de soledad.

“Había llegado a Macondo en el esplendor de la compañía bananera, huyendo de una de tantas guerras, y no se le había ocurrido nada más práctico que instalar aquella librería de incunables y ediciones originales en varios idiomas, que los clientes casuales bojeaban con recelo, como si fueran libros de muladar, mientras esperaban el turno para que les interpretaran los sueños en la casa de enfrente (……) Las únicas personas con quienes se relacionó fueron los cuatro amigos, a quienes les cambió por libros los trompos y las cometas, y los puso a leer a Séneca y a Ovidio cuando todavía estaban en la escuela primaria. Trataba a los clásicos con una familiaridad casera, como si todos hubieran sido en alguna época sus compañeros de cuarto, y sabia muchas cosas que simplemente no se debían saber, como que San Agustín usaba debajo del hábito un jubón de lana que no se quitó en catorce años, y que Arnaldo de Vilanova, el nigromante, se volvió impotente desde niño por una mordedura de alacrán. Su fervor por la palabra escrita era una urdimbre de respeto solemne e irreverencia comadrera”.

 

Como ya habrán adivinado, queridos lectores anónimos, se trata de un  fragmento de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez (el libro de Macondo).

El personaje a que hace referencia el escritor colombiano no es otro que Ramon Vinyes i Cluet (“el sabio catalán” en palabras del escritor colombiano), un hombre injustamente olvidado en la historia de la literatura catalana (la tesis del profesor Jordi Lladó i Vilaseca ha ayudado a arreglar en algo este lamentable ostracismo).

Ficción y realidad se dan la mano en esta novela de García Márquez en lo concerniente a Ramon Vinyes. Efectivamente, el escritor catalán abrió en Barranquilla una librería, que sería el lugar de reunión de varios escritores hispanoamericanos (entre ellos, el propio García Márquez), y fundó la revista literaria Voces (1917-1920). Desempeñó en la ciudad colombiana una importante tarea de divulgador y crítico literario. Tras idas y venidas a Barcelona, el escritor catalán llegó de nuevo a Barranquilla huyendo del triunfo franquista de 1939, pero esta vez llegó como exiliado (como tantos otros) y, entre otras cosas, se dedicó a la docencia. Fue autor esencialmente teatral, aunque también escribió cuentos y colaboró en diarios de Cataluña y de Colombia. Su obra literaria está escrita en catalán y, si desean conocer un poco más a este autor injustamente olvidado, les recomendaría la lectura de Tots els contes, publicado por la editorial Columna (o bien la lectura de la tesis del profesor Lladó i Vilaseca, defendida el año 2005 en la Universitat Autònoma de Barcelona y que se puede consultar por internet en la base de tesis doctorales de las universidades catalanas).

El recuerdo de el sabio catalán sigue vivo en Barranquilla, como no podía ser de otra manera.

 

Rilke y la estela de Orfeo y Eurídice.

Rilke y la estela de Orfeo y Eurídice.

Las Elegías de Duino de Rainer Marie Rilke son de una belleza y sensibilidad extraordinarias, ya lo sabemos. No podían ser de otra manera: en su redacción ocupó el escritor praguense diez años de su vida.

En la segunda de estas elegías podemos leer lo siguiente (traducción de Otto D­örr):

 

¿Y no os asombraba en las estelas áticas  la prudencia
del gesto humano? ¿No fueron puestos el amor y la despedida
tan suavemente encima de los hombros, como si estuviesen hechos
de otra materia que en nosotros? Acordaos de las manos,
cómo descansan sin presión, aunque en los torsos está toda la fuerza.
Esos señores de sí mismos lo sabían: hasta aquí llegamos,
esto es lo nuestro, el tocarnos así; con más fuerza
nos levantan los dioses. Pero esto es asunto de los dioses.”

 

Parece ser que la estela a la que se refería Rilke es la que les ofrezco al inicio de este comentario, una copia romana de la despedida entre Orfeo y Eurídice que pudo haber visto en Nápoles. Si los ángeles a los que se refiere Rilke en sus elegías no sufren nuestro deterioro propio y característico, nosotros, los simples mortales que vemos a nuestro alrededor las mismas construcciones de antaño, los mismos árboles (aunque nosotros no seamos ya los mismos y, en algún momento, dejaremos de ser, simplemente), podemos gozar de un instante de eternidad en el amor. Y es en esta eternidad efímera cuando el hombre es “señor de sí mismo”, cuando entiende que “hasta aquí llegamos/esto es lo nuestro” (so weit sind wirs/dieses ist unser). Los dioses nos levantarán con más fuerza, jugarán incluso con nosotros, nos separarán si así lo desean, pero los enamorados habrán bebido un sorbo transitorio de eternidad, y ese sorbo se traduce en los gestos de las figuras de la estela. Enorme poeta, Rilke.

 

Las lecciones de Antígona.

Las lecciones de Antígona.

Antígona, de Sófocles, ha sido interpretada de diversas maneras a lo largo de la historia del pensamiento. Hegel, por ejemplo, contrapuso el derecho de familia (Antígona) al del estado (Creonte). Lacan hizo otra interpretación muy personal, que me abstengo de reproducir aquí para no aburriros, queridos lectores anónimos. Ciertamente, ambos derechos pueden ser igualmente válidos, y en la tragedia de Sófocles están representados por dos personajes que se muestran inflexibles en cuanto a sus actos y opiniones. Pero lo que provoca la desazón  de Creonte no es, en definitiva, haber ignorado las prudentes palabras de su propio hijo, Hemón, sino los avisos de Tiresias : efectivamente, su intransigencia hacia la ley divina le costará cara, y la ruina de su familia será absoluta.

A mi modo de ver, son las palabras de Hemón las que nos dan la pista del verdadero error de Creonte : “es bonito aprender también de los que manifiestan juicios razonables” (“καὶ τῶν λεγόντων εὖ καλὸν τὸ μανθάνειν”, v. 723). La respuesta de su padre es fiel reflejo de su intransigencia : “¿ es que tengo que gobernar este país a gusto de otro que no sea yo?” (“ἄλλῳ γὰρ ἢ ᾽μοὶ χρή με τῆσδ᾽ ἄρχειν χθονός;, v.736),  a lo cual responde Hemón con una frase lapidaria: ” es que no hay ciudad alguna que pertenezca en propiedad a un solo hombre” (“πόλις γὰρ οὐκ ἔσθ᾽ ἥτις ἀνδρός ἐσθ᾽ ἑνός”, v.737).

Ciertamente, Antígona se ha atrevido a desobedecer a Creonte al hacer prevalecer las obligaciones familiares a las del estado, por muy traidor que pudiera haber resultado Polinices, y los tebanos están de acuerdo con la decisión de su hermana, a pesar de guardar silencio por temor a la probable represalia. Creonte inspira temor, no respeto, y confunde sus intereses con los del estado. De nuevo el miedo, el mismo miedo que, en el curso de la historia, ha hecho enmudecer a muchos. El mismo miedo que tuvo Ismene al inicio de esta tragedia.

Creo que ésta es una idea fundamental que debemos extraer de la obra de Sófocles, más allá de otras interpretaciones. Según parece, gracias al prestigio que consiguió nuestro autor con esta obra representada en el año 442 a.C., fue elegido por los atenienses general de la flota que sofocaría la revuelta de la isla de Samos. Después de Sófocles, autores que se atrevieron a denunciar lo mismo que criticó el autor  de Colono han sido (y son) censurados, encarcelados o algo peor. Creo que vale la pena que todos (pero especialmente nuestros jóvenes) lean esta tragedia: es un magnífico alegato a favor de la democracia y en contra de la intransigencia. Nadie puede tener la verdad absoluta, pero tampoco se debe caer en el relativismo más paralizador.

Las palabras finales del coro son reveladoras: "La sensatez resulta con mucho lo primero y principal de la felicidad"("πολλῷ τὸ φρονεῖν εὐδαιμονίας πρῶτον ὑπάρχει") y Creonte, además de cometer impiedad, se ha mostrado arrogante. Su castigo será implacable. Lástima que otros como Creonte no reciban castigo alguno hasta bastante tiempo después de cometer todo tipo de abusos y tropelías.

 

 

Anatomía de un instante.

Anatomía de un instante.

Queridos lectores anónimos,

Ayer en el club de lectura comentamos el magnífico libro de Javier Cercas Anatomía de un instante, aprovechando los treinta años del intento de golpe de estado.

No es este libro una novela, sino un exhaustivo estudio de investigación sobre los antecedentes y el modus operandi de la intentona golpista de aquella vergonzosa noche del año 1981. En declaraciones del propio Cercas, la redacción del libro le ocupó tres años de trabajo, a razón de diez horas diarias. No es fruto de la improvisación, y eso se nota desde el inicio de la lectura de este gran trabajo periodístico.

Yo era muy jovencito por aquel entonces, y creía que el intento de golpe de estado era obra únicamente de unos estrafolarios señores de verde con un jefe que llevaba un casco muy raro en la cabeza. Nada más alejado de la realidad. Por las páginas de Cercas deambula un Adolfo Suárez abandonado por todos, incluso por el mismo Rey, y que tiene la certeza de que sus horas como presidente del gobierno están contadas (lo más digno era, ciertamente, dimitir del cargo); un Gutiérrez Mellado que tiene la dificilísima misión de mantener en la raya democrática a un ejército todavía franquista en su cúpula, y enormemente enojado con Suárez;  y a un Santiago Carrillo que entiende la gran oportunidad (inaceptable para muchos) que le ha ofrecido Suárez al legalizar su partido. Estos tres personajes de la transición española fueron los únicos que no se agacharon al sonar los disparos en el hemiciclo. Y son los tres pivotes principales en torno a los cuales se desarrolla esencialmente  la obra de Cercas. Gracias a las imágenes que tenemos de aquella tarde, vimos los patéticos e impotentes intentos por parte de Tejero y de otros guardias civiles de doblegar (literalmente) a Gutiérrez Mellado, pero no lo consiguieron, a pesar de la diferencia de edad entre uno y los otros. Incluso se puede ver a Tejero contrariado por no haber podido conseguir su, a priori, fácil propósito . Mal presagio para los golpistas, ciertamente.

Me ha sorprendido al leer el libro que ya hiciera tiempo que desde algunos partidos (mejor dicho, a través de algunos hombres de peso de algunos partidos, entre ellos el socialista Múgica) se hablara seriamente sobre la conveniencia de un gobierno de concentración presidido por... ¿el militar Alfonso Armada? Es el famoso gobierno denominado por algunos "cívico-militar". La lista con los nombres de las personas que deberían formar parte de aquel hipotético gobierno parece ser que ya estaba redactada (el periodista Luis María Ansón, entre otros, estaba incluido en ella), y es al general Armada  la persona a la que se esperaba aquella noche en el Congreso (¿recuerdan aquello de "en espera de la autoridad competente, militar por supuesto"?). La dimisión de Suárez el 29 de Enero anticipó los acontecimientos, porque el general veía esfumarse la posibilidad de llegar a ser presidente manu militari (presentándose en la Carrera de San Jerónimo  como un salvador de la situación), pero Tejero, al leer la nota con los nombres de los políticos elegidos, parece ser que se contrarió mucho al comprobar que había socialistas y comunistas en ella. Y fue entonces cuando fracasó el golpe. Tejero no lo sabía todo sobre las intenciones últimas del general Armada, y eso no lo digerió bien. El golpe había fracasado, y algunos de los guardias civiles presentes en el hemiciclo pensaron que lo mejor que podían hacer era beberse unas cuantas botellas de Möet Chandon y de whiskie del caro en el bar del Congreso a cuenta del erario público, porque establa claro que allí no iba a acudir nadie más.

Sectores militares descontentos con la democracia (ETA mataba a diestro  y siniestro,y se reclamaba más mano dura), sectores eclesiásticos también descontentos con la ley del divorcio (lo que provocó graves disensiones en la propia UCD), una crisis económica galopante con toda una serie de huelgas que enfurismaba al sector empresarial, un proceso autonómico que se veía con muchos recelos desde los sectores más reacios a transferir parcelas de poder (este dato queda un poco desdibujado en la obra de Cercas), y el CESID también involucrado en todo aquello. Todo ello en su conjunto era muy amenazador para la incipiente democracia española. Fueron juzgadas 33 personas por la intentona golpista, pero es evidente que participaron en su gestación muchísimas más, tanto desde el sector militar como desde el civil. Únicamente de todo aquello nos queda un testimonio escrito, el bando del estado de excepción de Milans del Bosch (ex combatiente de la División Azul, como el propio Alfonso Armada) en Valencia, y el impagable testimonio gráfico de los otros héroes de la noche : los cámaras de Televisión Española. Un golpe de estado televisado en directo (se acuerdan de las palabras de aquel guardia civil : "desenchufa eso, desenchufa eso o te mato"). Se sabe de la existencia de unas cintas de audio que podrían arrojar luz sobre diversos aspectos que han quedado oscuros de esta trama golpista, pero nadie sabe si se conservan a día de hoy o a qué lugar hay que dirigirse para encontrarlas. Probablemente no interese a algunos que se sepa nada más de aquel asunto ignominioso.

Cercas se extraña en su libro de un hecho: la nula respuesta de la población a la intentona golpista. Había miedo y desencanto colectivo, es cierto (quizás más lo segundo que lo primero), pero nadie salió a las calles para defender la casi recién nacida democracia española. Un dato a tener en cuenta, ciertamente. El miedo, sí, también. Había sido una noche demasiado larga y oscura, de casi 40 años. Los sindicatos, eso sí, preparaban ya una huelga general.

Muchos políticos de aquel entonces jugaron con fuego, y casi nos quemamos todos. Y la idea que quieren hacernos creer algunos sobre lo rudimentario y chapucero del golpe (entre ellos, el propio Armada), ya no se sostiene. Cuando finalmente el Rey apareció en televisión, el golpe ya había fracasado unas horas antes.¿Alguien en su sano juicio puede creer que Milans del Bosch se atreviera a sacar sus tanques por las calles de Valencia sin tener la casi seguridad de que otros le secundarían? ¿Cómo es posible que arriesgara de una manera tan gratuita y temeraria toda una carrera al servicio del ejército? Y otra pregunta que también queda en el aire: si Tejero ya había sido condenado por la conspiración golpista del año 1978 (la denominada "Operación Galaxia"), ¿cómo es posible que los servicios de inteligencia españoles no supieron que estaba involucrado en otra intentona golpista mucho más seria? Demasiado inverosímil todo ello.

Algo olía a muy podrido en aquellos días. Y Cercas nos lo relata de manera convincente y rigurosa. Si todavía se continuan escribiendo libros sobre aquel asunto vergonzoso, ello es señal de que sigue interesando porque no lo sabemos todo. Nos siguen faltando luz y taquígrafos (y, sobre todo, cintas), aunque sepamos ahora muchas más cosas.

El Ciceró de Stefan Zweig.

El Ciceró de Stefan Zweig.

L´escriptor austríac Stefan Zweig va escriure al començament de la dècada dels anys vint del segle passat un llibre de gairebé imprescindible lectura: "Moments estel·lars de la humanitat".

El primer d´aquests moments està dedicat a la figura política, humana i literària de Ciceró. Més concretament, Zweig ens presenta els darrers moments de la vida del factòtum de la llengua llatina, tot relacionant vida, literatura i política d´una manera àgil i magistralment escrita. Són poc més de vint pàgines que no deixen indiferent ningú i que ens mostren un Ciceró encara disposat a presentar batalla (malgrat tot) contra els sàtrapes de torn, un cop assassinat Cèsar.

No és gens estrany que Zweig s´interessés pel Ciceró republicà i antiautoritari. De fet, la denúncia de l´autoritarisme va ser una constant en la prolífica (i convulsa) vida del nostre escriptor. Precisament va ser el sentiment de la pèrdua definitiva dels valors democràtics a Europa (i el seu convenciment del triomf absolut del nazisme) la causa del seu suïcidi al Brasil l´any 1942. S´estimava massa Europa, com Ciceró s´estimava massa la Roma republicana, per veure-la en mans d´un foll que havia aconseguit fer enfollir un país sencer i conduir el món a la ruïna i a la destrucció.

Els llibres de text ens parlen abastament de la vida i obra de l´escriptor, orador, filòsof i polític llatí, però aquestes pàgines que li dedicà Zweig bé mereixen la nostra atenció....i la dels nostres alumnes.

Feu-me cas. No us en penedireu.

Acercándonos al Borges más humano.

Queridos lectores anónimos,

Ayer se emitió por televisión un espléndido programa dedicado a Borges. Del escritor argentino se ha escrito mucho, muchísimo, pero me ha parecido casi imprescindible dejarles el vídeo de la emisión. Nos aproximamos al Borges más humano. Disfrútenlo con calma. Merece la pena. Y a los amantes del mundo clásico....tranquilos. El escritor bonaerense nos ofrece unos cuantos guiños......

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

De nou, la revista Auriga.

De nou, la revista Auriga.

Bé, estimats lectors anònims, us deixo ara l´escrit de l´Ignasi Riera sobre la revista Auriga. És de l´edició del diari Avui. Com a mínim, algú se´n fa ressó.........

Cavall de Troia

Ignasi Riera / Escriptor

Acabo de saber que el departament d’Ensenyament de la Generalitat de Catalunya ha decidit estalviar, cancel·lant les 539 subscripcions als centres de Catalunya a la revista Auriga, publicació excel·lent i que manté encesa, contra la indiferència de tantes i de tants, el foment dels estudis de grec i de llatí a Catalunya. Si l’estalvi és, en teoria, una virtut genuïnament catalana, que no s’aplica a l’hora de retallar partides de propaganda institucional, l’oblit sistemàtic de les arrels nacionals i culturals catalanes és un veritable suïcidi. Què estimula l’honorable nét del poeta Joan Maragall... que entre d’altres aportacions literàries va recuperar, per fer-lo nostre, el mite de Nausica. La Catalunya d’Empúries o de la vella Tarraco, o de la vella Egara, que quan va voler sortir del pou històric, en temps de la Mancomunitat, va assistir al naixement de la Fundació Bernat Metge, ¿no recorda els versos de Costa i Llobera, a les Horacianes, de 1906? Tot evocant Horaci, el senyor-senyor de Pollensa escriu: "Aspra i ferrenya sonarà en ses cordes/ fines la llengua de ma pàtria dura;/ mes, també noble hi sonarà: ma pàtria/ filla és de Roma".

L’esmentat honorable va tenir un èxit parlamentari que em sembla un nyap de proporcions colossals: una nova llei d’ensenyament que malbarata allò que ens havia costat tant de fer créixer, en temps de Negra Nit, i que culminava en el Manifest per a una Nova Escola, catalana i gratuïta, a la cloenda de l’Escola d’Estiu Rosa Sensat, de 1975. Ara fa... només 35 anys!

Fa temps que penso que Ernest Maragall fa seu el guió que li han escrit els adversaris polítics i que ell accepta de fer el paper de cavall de Troia contra la presidència del molt honorable Montilla i d’un arriscat tripartit, els encerts del qual -i en té més que els que el van precedir en la governabilitat del país- no canten els corifeus a sou de qui esperen que torni al poder.

Per cert: ja que tothom insistia en la necessitat de ser fidels al padró, ¿hi ha hagut una vigilància estricta, amb dràstiques mesures sancionadores, contra qui ha jugat en contra d’allò que el padró certifica a l’hora de triar escola per a fills, nebots, néts o coreligionaris? Encara que es neguin a saber llatí i grec, els responsables del departament d’Ensenyament han de ser eficaços contra el frau, a l’hora del procés de matriculació per al curs vinent.

El cançoner de Ripoll.

El  cançoner de Ripoll.

 

Estimats lectors anònims,

Estem d´enhorabona amb la edició bilingüe llatí-català del Cançoner de Ripoll (Carmina Riuipullensia) que ens ofereix el segell Adesiara.

La introducció del professor Quetglas ens fa passar una estona molt agradable i, ho confesso, m´hagués agradat que fos una mica més extensa, com quan desitges que la festa no s´acabi mai. Exigències de l´edició, suposo. Impagables les línees que dedica el professor Quetglas als sucosos “afers” del monestir de Remiremont i del monestir de Sant Joan (“dit de les Abadesses”, com llegim al llibre), del tot pertinents si volem fer una primera aproximació a l´autor d´aquestes joies poètiques. Sorprenents també els intents d´aquest monjo copista, o autor, o autor-copista, per tal que les seves composicions passessin desapercebudes per a un censor massa estricte. Val a dir , però, que també hi ha una altra versió per justificar l´expulsió de les monges de Sant Joan, potser més prosaica, menys "carnal" i, en conseqüència, més avorrida, però el que volem és “pebre”, i el catedràtic de la Universitat de Barcelona ho sap. En aquest cas, però, la festa no ha fet més que començar, perquè el protagonisme absolut recau en les composicions poètiques d´aquell “anònim enamorat”(com el batejà Lluís Nicolau d´Olwer). Deixem als estudiosos esbrinar (si això és possible amb rigor científic) si l´autor i el copista van ser, o no, la mateixa persona, però que són composicions molt originals, això és indubtable (com llegim també a la introducció). Poesia goliardesca, sí, però amb peculiaritats dignes d´uns estudis que, de ben segur, encara ens han d´arribar amb més profusió. Crec que som al davant d´una font inesgotable d´interessantíssimes dades literàries i lèxiques, treball que encetà el professor Moralejo a la seva versió en castellà, editada per Bosch a la seva col·lecció "Erasmo", amb una també excel·lent introducció i  bibliografia.

D´aquests poemes, en destacaria tres aspectes : el seu humor, la seva sensibilitat i el seu enginy. No em vull extendre més, ja tindrem temps de comentar el llibre amb més deteniment, però no podem deixar de dir que la traducció en vers de Jordi Raventós al català és àgil, curosa, pròpia d´un treball fet a consciència. I si trobéssim un Karl Orff per a aquestes composicions?

Sí, estimats lectors anònims, crec que estem d´enhorabona.

 

La revista Auriga.

La revista Auriga.

 

Estimats lectors anònims,

Quan encara era estudiant universitari de Filologia Clàssica (bé, de fet, això d´estudiant no s´acaba mai), s´encetà una publicació en català dedicada al món clàssic: la revista Auriga. Una gosadia tan gran només podia ser el resultat  de l´entusiasme d´un grup de col·laboradors convençuts de l´èxit de l´empresa.  M´hi vaig subscriure des d´aquell venerable número zero de l´any 1991, i he anat rebent la revista (de vegades no del tot puntualment, tot sigui dit) a la bústia de casa meva : tot un luxe. Pocs creien,sincerament, que tingués una llarga vida des de determinats àmbits universitaris  (la qual cosa no ens hauria  ja d´estranyar), però no fou així. Ara, el Departament d´Educació anuncia que retira la subvenció a la revista, gràcies a la qual arribava aquesta a molts centres educatius de Catalunya.

Home, posats a retallar,i considerant que és l´única revista en català dedicada al món clàssic, crec que hi haurà altres despeses més supèrflues. Ja que el nostre departament és d´educació (recordem que abans era d´ensenyament, canvi terminològic que encara no l´he entès del tot), doncs no estaria gens malament començar per donar exemple.......de bona educació. A alguns polítics se´ls omple la boca a l´hora de parlar de les arrels clàssiques de la nostra cultura , però a la mínima, pam!, retallada, que això de Grècia i Roma, del llatí i del grec no dóna vots, al cap i a la fi. Deuen pensar que és un coneixement "accessori", com els quadres de Vayreda als menjadors de les famílies benestants de ja fa uns anys. El problema de fons és més complex però, com va dir l´"honorable", ara això no toca. Per a futurs historiadors, filòlegs i estudiosos del dret (entre d´altres), el coneixement de les llengües clàssiques és instrumental, en cap cas accesori.

Al meu parer, la revista Auriga ha fet (i fa) una tasca molt lloable a l´hora d´apropar el món clàssic a un públic no especialista en la matèria (però també a l´especialista!), i els seus articles tenen una qualitat indiscutible però, amb la retallada dels diners que rebia del Departament d´Educació, el seu futur no és gaire prometedor, certament. Una llàstima, perquè el vessant pedagògic de la publicació també era (i és) patent. 

Des d´aquest modest blog, animo a les persones que desconeixien la revista a subscriure-s´hi. Són només 36 euros anuals que donen el dret a rebre´n quatre números. Crec sincerament que no ens podem permetre el fet que aquesta revista desaparegui del panorama editorial en llengua catalana.

 Estimats lectors anònims, si us hi animeu, us deixo l´adreça web de la revista Auriga (www.auriga.cat). Allà hi trobareu més informació. Si llegiu amb atenció la base de dades dels articles publicats, entendreu per què no podem deixar que la revista deixi de publicar-s´hi.

 

 

 

Sándor Márai, Sergio Beser y dos conferencias.

Sándor Márai, Sergio Beser y dos conferencias.

Semana intensa, queridos lectores anónimos, como se puede apreciar al leer el título de este artículo.

Permítanme que, en primer lugar, hable de Sergio Beser,  profesor durante muchos años de literatura española en la Universitat Autónoma de Barcelona, y catedrático emérito de la misma. Muchos han sido sus trabajos sobre la literatura del s.XIX y, particularmente, sobre la Regenta de Clarín. Todos ellos, espléndidos. Dejo para otros, más entendidos que yo, glosar la importancia científica de sus trabajos. Pero su pérdida ha significado para mí algo más doloroso, por cercano. Nunca tuve la suerte de asistir a sus clases (mi universidad fue otra), pero en mi família se hablaba a menudo de él, y tuve la oportunidad de conocerle personalmente durante unas vacaciones de verano de hace ya bastantes años.

De muy niño participó en el teatro de su querida Morella en un acto a favor de la República española, pocos días después del alzamiento del “glorioso movimiento nacional”. Su compañera en tal acto fue mi madre, también morellana y  también muy jovencita por aquel entonces. Mi madre siempre recordaba las últimas palabras de aquel acto : “Madrid, corazón de España, serás la tumba del fascismo que es la peste internacional”. Una pequeña variación a un poema de Alberti. Pero la cosa acabó como acabó, como ya sabemos, y la tumba moral y económica resultó ser España, aunque se complaciera, oficialmente, en ser “la reserva espiritual de Occidente” (con su dictador bajo el muy espiritual palio). Pero, a lo que íbamos. Más tarde, Sergio Beser completó sus estudios en Inglaterra, como tantos otros, y también allí ejerció su docencia durante algún tiempo en diversas universidades. Es curioso que muchos hispanistas fueran ingleses. Como persona, Sergio Beser fue excelente; como docente, también. Nada de imposturas, ni de gestos displicentes, ni de pedantería hueca : en esto, muchos de sus alumnos coinciden. Sí, como dijo Vázquez Montalbán, era un sabio.

Bueno, todavía soy joven, pero voy siendo testigo desde hace ya algún tiempo de la desaparición de seres queridos. Y no es esto nada agradable.

Pero la vida sigue, sí, más triste, pero sigue.


La semana pasada comentamos en el “Club de Lectura” de la biblioteca Ramon Vinyes el magnífico libro de Sándor Márai El último encuentro. Esplendor y decadencia del imperio austro-húngaro como telón de fondo y, en primer término, la historia de una amistad y la obsesiva búsqueda de “la verdad” . Háganme caso y léanlo. No les decepcionará.

 

 

Y, para acabar, dos magníficas conferencias en la Universitat de Barcelona para alumnos de bachillerato : la primera, sobre las representaciones pictóricas de las Metamorfosis de Ovidio, a cargo del profesor Javier Velaza; la segunda, sobre la colonización griega del mediterráneo. Esta última, a cargo de Pilar Gómez, excelente helenista , persona a la cual también me une un sentimiento de amistad y gratitud.

 

Bien, queridos lectores anónimos, esto es todo. Sean felices en la medida de sus posibilidades, porque nadie lo será por ustedes.

 

 

Primo Levi.

Primo Levi.

 

Queridos lectores anónimos :

 

Hoy en el  “Club de Lectura” hemos comentado el gran testimonio de Primo Levi  Si esto es un hombre”. Muchos libros se han escrito sobre los campos de concentración nazis, eufemísticamente llamados “campos de trabajo”, pero la narración de Primo Levi es exhaustiva : el proceso de deshumanización a la que se ven sometidos los deportados desde el mismo momento de su reclusión en el tren; la organización de los propios campos “de trabajo” (¿recuerdan aquel lema a la entrada del campo de Auschwitz-también citado por Levi- : “Arbeit macht Frei”, “el trabajo os hará libres”, con la “b” invertida por obra de los prisioneros polacos que lo construyeron, detalle que pasó desapercibido a los alemanes, inexplicablemente), con sus jerarquías, su “racionalidad” y sus miserias; el trato “especial” dado a los judíos (“nosotros somos los esclavos de los esclavos, a quien todo el mundo puede mandar”); las actitudes que, por miserables que fueran, podían llevar el premio de la superviviencia……todo está relatado magistralmente en este estremecedor libro de Primo Levi.

El lager era, efectivamente, “una enorme experiencia biológica y social” donde “la lucha por la supervivencia era sin remisión, porque todos estábamos desesperadamente y brutalmente solos”. Aunque llegaban al campo de exterminio noticias sobre el desembarco de Normandía, o sobre el avance soviético, “para nosotros, la historia se había parado”. Bastaba con seguir vivo un día más, ese era el verdadero objetivo en aquel averno racional llamado, con un eufemismo insultante, "campo de trabajo".

Muchas son las ideas que podemos comentar de este fenomenal libro. No hay apenas concesión a la esperanza. Si Levi nos habla de literatura en el libro, es el “Infierno” de Dante. Un testimonio real que deberían leer muchos de nuestros jóvenes (y adultos), por si todavía algunos creen que "todo aquello del exterminio judío" es una pura patraña sionista.

Créanme, es uno de los mejores relatos sobre la realidad de los campos de exterminio nazis que se puede leer....Literatura sin ficción, en este caso, desafortunadamente para nuestra civilización occidental ¿Y todavía hay quien quiere negar la realidad de aquel exteminio? No hay peor ciego que aquél que no quiere ver.........

 

 

Sobre asesinos y bebedores de hasis.

Sobre asesinos y bebedores de hasis.

 

Queridos lectores anónimos,

 

A los que nos gusta consultar diccionarios etimológicos, sea esporádicamente o de una forma más metódica, nos gusta rastrear el significado originario de las palabras, y sus cambios posteriores, a menudo sorprendentes. Supongo que debe ser una de las características ( o consecuencias) de una curiosidad empedernida, y no hace falta ser filólogo para dejarse llevar por la historia secreta de las palabras. De hecho, es un secreto que se resuelve con facilidad, con suma facilidad : tan sólo es necesario disponer de un buen diccionario y de ganas para consultarlo. Tenemos algo de paleontólogo, es cierto, pero con la ventaja de que aquello que investigamos por puro placer está todavía muy vivo (bueno, todo no, porque  las palabras son  como seres que nacen y mueren o, mejor dicho, seres que los hacemos nacer y que , por diversas razones, los dejamos caer en el olvido).

Permítanme que les haga partícipes del origen de la palabra “asesino” .

De “asesino”, nos dice Joan Coromines (en su célebre y asequible Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana) que es una palabra documentada ya en el siglo XIII, que proviene del árabe hassasi, propiamente “bebedor de hasis”, una “bebida narcótica de hojas de cáñamo”. Resulta que fue el nombre  aplicado a los seguidores de un sectario musulmán del s.XI conocido por “el Viejo de la Montaña”. Y nos dice Coromines que estos seguidores “ fanatizados por su jefe y embriagados de hasis, se dedicaban a ejecutar sangrientas venganzas políticas”. Cuando hoy en día los más jóvenes califican a otros de "porreros" (sería unos de los equivalentes actuales para denominar a los consumidores de hasis), sabemos que se están refiriendo al poco saludable hábito de fumar "porros" (no confundir con “los seguidores del heterodoxo Porro”, ni con “los devoradores de puerros”), y a nada más. Otra cosa bien diferente es que  se dijera que fulanito o menganito es "mamporrero". Ya hablaré de esta palabra en otra ocasión.

Hombre, ¿qué quieren que les diga? . Para ejecutar a otros y cometer tropelías de todo tipo me imagino que hace falta algo más que consumir el célebre hasis. Estos individuos fueron, parece ser, ante todo asesinos, unos asesinos que consumían hasis. Si en lugar de consumir hasis, estos individuos se hubieran pasado todo el tiempo comiendo tarta de manzana, ¿cómo se denominaría  entonces a los asesinos? Seguramente se hubiera buscado otra peculiaridad que los caracterizara, porque consumir tarta de manzana no está prohibido por el Islam. Efectivamente, en su origen el término "asesinos" tendría un significado peyorativo: "los que consumen hasis", los "drogatas", los que no observan las normas del Islam, en definitiva.

Si disponen de tiempo y ganas, consulten también un diccionario etimológico. Les aseguro que pasarán un buen rato.

 

 

Sant Benet i la Regula (1).

Sant Benet i la Regula (1).

 

Fa uns dies vaig visitar  amb els alumnes de batxillerat el Monestir de Montserrat. A més del seu valor espiritual i de culte (i del valor també afegit del seu museu, desconegut per a molts), el monestir fou també important en el passat del nostre país per articular un nucli de crítica i oposició antifranquista. Bé està recordar-ho, perquè no tot fou nacionalcatolicismo a l´Espanya del dictador.

 A la llibreria del monestir, vaig comprar un exemplar de la Regla per als Monjos o Regula monasteriorum de Sant Benet de Núrsia, un llibre cabdal del s. VI si volem entendre la vida monàstica dels benedictins. I jo, sóc un tafaner de mena o, com va dir Terenci, "homo sum, humani nihil a me alienum puto". El llibre en qüestió és una edició amb un interessant pròleg que ens ofrerex el text en llatí i la seva traducció al català.

Encuriosit, en arribar a casa vaig començar la seva lectura, i la veritat és que hi podem llegir detalls molt sucosos sobre l´ordenació de la vida monàstica de Sant Benet.

Aquesta Regula no ens descriu un camí de perfeccionament individual. Va dirigida “als qui militen sota una Regla i un abat” (“militans sub regula vel abbate”, I,1.), és a dir, als qui viuen en els monestirs.

Al segon capítol de la Regula, que ens descriu com ha de ser un abat (“Qualis debeat esse abbas”), ens diu Sant Benet que “fa les vegades de Crist al monestir, des del moment en què és designat amb el mateix nom” (recordem que abbas prové de l´ arameu abba, “pare”). És a dir, l´abat dins el monestir ha de ser vist com si fos Déu mateix, amb una obediència absoluta, perquè ja se´ns diu al capítol cinquè que “el primer graó d´humilitat és una obediència sense espera” (“sine mora”). Un abat comprensiu, sí, però que havia de fer servir la corporis castigatio amb “els obstinats i tossuts, els orgullosos i desobedients”. Déu n´hi do! Com per portar-li la contrària, a l´abat! I és que hi ha gent molt tossuda que no vol passar pel sedàs! Tal faràs, tal trobaràs......Noi, a la regula ho diu ben clar.

També és molt interessant la referència del capítol setè (“ De Humilitate”) a la necessitat per part dels monjos de tenir (o, millor dit, de mantenir) “sempre davant els ulls el temor de Déu” (“timorem Dei”, que jo hauria traduït millor per “temor a Déu”, genitiu objectiu), perquè Déu sap en tot moment el que fem i pensem i, a més, els àngels li ho diuen ("facta sua.....ab angelis omni hora renuntiari", VII, 13). És a dir, l´aparell informatiu de Déu era (i és) més potent que el de la Securitate a la Romania comunista de Ceaucescu o el de la Stasi de l´antiga República Democràtica d´Alemanya. De la CIA, millor no parlar-ne, perquè, pel que sembla, no és un bon exemple d´intel·ligència.

Ja ho veieu : a Déu no se li escapa res, ho veu tot, i el dia del Judici ens demanarà comptes. Avís a navegants! Rigueu, rigueu......aneu fent malifetes i ja us donaran, ja......

No digueu que no estàveu avisats.........

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La Ilíada te transporta a lugares “increíbles”.

 

 

Muchos ensayos se han escrito acerca de la influencia de La Ilíada en la literatura universal. Ahora bien, yo nunca había oído decir que una de las virtudes de la epopeya homérica fuera la de “transportarte a lugares increíbles que no te imaginabas que podían existir”. Parece el anuncio de una agencia de viajes. Personalmente, no me imagino a Aquiles bebiendo un “coco-loco” tumbado en una hamaca, ni a Héctor en bermudas y con gafas de sol practicando la pesca del atún rojo, mientras Criseida, en tierra firme, baila  al son de ritmos caribeños con Ulises……..no, no es esto muy homérico.

Pero claro, también se nos dice en este video de un canal de la televisión mexicana que el rey Agamenón “convoca a los reyes de Esparta para crear el ejército que habrá de guerrear contra Atenas, la ciudad enmurallada”. Bien, entonces, ¿qué hacemos con  Troya? ¡Ah, sí! Troya, se me había olvidado…..la preciosa mujer  de Troyo, el caballeroso héroe griego………

No se pierdan tampoco la mención al “río de la muerte”. ¿Y qué hacemos con el tema de la cólera de Aquiles? Bueno, no deber ser algo muy importante, porque, como nos recuerdan en el video, La Ilíada nos habla de la caballerosidad y del poder de la mujer.......¡ah!, y también de estrategia militar.....pero la cólera de Aquiles....a esa página todavía no he llegado.

Me parece que hace falta un repasillo al libro de literatura universal, ya que parece que no ha sido muy atenta y exhaustiva la lectura del original homérico…..

Buenas intenciones no les faltaban.          

Eneas, el “hijo del rey de Troya”.

 

Bueno, queridos lectores anónimos, ahora les ofrezco un video de la Televisión Peruana. Es la grabación de un programa en el que se presentaba una nueva traducción de La Eneida de Virgilio, traducción editada por una universidad católica peruana. El escritor Hugo Neira se deshacía en elogios hacia el libro. Parecía que iba a ser una intervención plácida, amable…..hasta que el señor Neira (quien nos dice él mismo que siempre intenta “ser riguroso”) nos dice que el libro de Virgilio explica la historia de Eneas, “hijo del rey de Troya escapado del desastre de Troya” o bien "la historia de Eneida" (rápidamente corregido por el presentador).¡Vaya! Si hubiera sabido Anquises que  Eneas no era hijo suyo.....pero, ¿cómo  ha podido descubrir el señor Neira la relación amorosa entre Príamo y Afrodita? ¿Lo sabía Hécuba? Y lo que es más importante,, si Enas estaba casado con Creúsa.....¡se había casado con su hermana! Vemos titubeante al señor Neira, no sabemos si porque se había dado cuenta de su metedura de pata o bien porque de Virgilio y de La Eneida no sabía nada de nada, o más bien muy poco. Algo funesto tenía que suceder, los augurios no eran buenos, porque el presentador denomina a la traducción de la obra de Virgilio un "libraco enorme". ¿"Libraco"?

¡Hombre, señor Neira, con todos mis respetos, documéntese bien , que se le ve a usted por la televisión!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres